Fobias específicas


Las fobias específicas se caracterizan por miedos excesivos, irracionales e incapacitantes ante un objeto o situación concreta que no representa una amenaza real y con el que otras personas se enfrentan sin ningún temor.

La fobia se puede expresar con síntomas fisiológicos como taquicardia, tensión muscular, náuseas, diarrea, temblores o sacudidas, mareos, sudoración excesiva antes o durante la situación temida.

Cuando la persona se expone al estímulo temido (perro, avión, tormenta,etc.), siente una intensa ansiedad que muchas veces puede desencadenar un ataque de pánico. También, el solo hecho de saber que tiene que enfrentarse a la situación u objeto temido, le produce una intensa ansiedad hasta el punto de llegar a evitarlos o escapar cuando se encuentra en estas.

Las personas que sufren de estas fobias son conscientes de la irracionalidad de ciertas reacciones emocionales, pero no pueden controlarlas.

Las fobias específicas más comunes son:

Fobias a los animales:  arañas, insectos, serpientes, etc.

Fobias situacionales: conducir,  aviones,  ascensores, etc

Fobias ambientales: alturas, agua, tormentas, oscuridad, etc.

Fobias a las inyecciones y a la sangre.

La gravedad de estos temores pueden tener diferentes intensidades, llegando a ser limitantes e interferir en el trabajo y con la vida cotidiana.

Tratamiento

La terapia cognitivo-conductal ha mostrado su efectividad en el tratamiento de las fobias específicas.

Si deseas recibir ayuda profesional, envía un mensaje a Psicotransformación psicólogo online