Baja autoestima

La autoestima es el concepto que tenemos acerca de nosotros mismos; nos gustamos o no, nos aceptamos o nos rechazamos. Este concepto se forma a lo largo de nuestra vida a través de nuestras experiencias, empezando por la infancia y pasando por diversas etapas.

La infancia es un período fundamental debido a que es la base que soportará nuestra autoestima. Si las experiencias fueron positivas todo su desarrollo posterior podrá basarse sobre esos cimientos. Pero, si el niño experimenta sentimientos negativos, críticas, rechazos, burlas, abusos de cualquier tipo, empezará a vivir con sensación de inutilidad.

A medida que el niño va creciendo, otras relaciones significativas (amigos, compañeros de colegio, profesores) van construyendo su autoestima. Así, el proceso de construcción continua en la adolescencia, la juventud y la madurez.

Las personas con una buena autoestima se aceptan como son. Tienen confianza en sí mismos,  suelen sentirse bien en la vida; son capaces de afrontar y resolver con seguridad los retos y las responsabilidades que su vida les plantea. Todo esto es indispensable para nuestro bienestar   psicológico.

Por el contrario, las personas con baja autoestima no creen en sus capacidades, temen cometer errores, son sensibles a la crítica y sufren el juicio negativo de los demás. Estas personas suelen tener  un autoconcepto distorsionado en el que resaltan todos sus defectos y minimizan sus virtudes. Además, tienen problemas para alcanzar sus objetivos personales, profesionales y la tendencia a rendirse más fácilmente cuando encuentran alguna dificultad.

Afortunadamente, la autoestima se puede mejorar, no obstante, no contemos con las bases adecuadas, ni con las experiencias positivas a lo largo de nuestras vidas.

Si deseas mejorar tu autoestima, envía un mensaje a Psicotransformación psicologo online